Vademécum

VitaFull MK®

Tabletas cubiertas
Suplementos Multivitamínicos
(Suplemento multivitamínico con minerales, luteína y licopeno) 

Descripción

Vitafull MK® con Luteína y Licopeno, tiene una fórmula balanceada con multivitaminas y minerales. Como suplemento es útil en situaciones donde están aumentados los requerimientos diarios de vitaminas y minerales, como es el caso de los deportistas, pacientes en convalecencia de enfermedades agudas o crónicas, después de intervenciones quirúrgicas, jóvenes en período de crecimiento, etc.; también está recomendado en estados donde la alimentación está desbalanceada y en dietas deficientes en vitaminas y minerales.

Composición

Cada TABLETA cubierta de VITAFULL MK® CON LUTEÍNA contiene: 

CUADRO NUTRICIONAL
Vitaminas Minerales
Vitamina A
(betacaroteno)
1.015 U.I Calcio 162 mg
Cloro 72 mg
Vitamina A
(acetato)
2.485 U.I. Cobre 2 mg
Cromo 120 mcg
Vitamina B1 1,5 mg Estaño 10 mcg
Vitamina B2 1,7 mg Hierro 18 mg
Niacinamida 20 mg Fósforo 109 mg
Ac. Pantoténico 10 mg Yodo 150 mcg
Vitamina B6 2 mg Magnesio 100 mg
Vitamina B12 6 mcg Manganeso 2 mg
Vitamina C 60 mg Molibdeno 75 mcg
Vitamina D 400 U.I. Níquel 5 mcg
Vitamina E 30 U.I. Selenio 20 mcg
Biotina 30 mcg Silicio 2 mg
Vitamina D 400 U.I. Níquel 5 mcg
Ácido fólico 400 mcg Vanadio 10 mcg
Vitamina K1 25 mcg Potasio 80 mg
Luteína 250 mcg Boro 150 mcg
Licopeno 300 mcg Zinc 15 mcg

Presentaciones

Vitafull MK® viene en caja con frasco con 30 y 100 tabletas recubiertas. 
Reg. San. No INVIMA 2005M-0005031 

Mecanismo de acción

Los nutrientes son compuestos contenidos en los alimentos y son la materia prima que el organismo necesita para brindar a las células todo lo que requieren, aparte del oxígeno, para vivir y funcionar adecuadamente.
Son sustancias orgánicas imprescindibles para el correcto funcionamiento del organismo, requeridas por los seres vivos en pequeñas cantidades para ayudar a que se produzcan ciertas reacciones en nuestro organismo, necesarias para procesos vitales como la visión, la producción de energía, la cicatrización de las heridas, el fortalecimientos del sistema inmune, la absorción del calcio, la protección de la piel frente a radicales libres, la coagulación, entre muchas otras.
Son elementos inorgánicos esenciales para mantenernos vivos y sanos. Se encuentran en pequeñas cantidades en nuestros tejidos y el organismo los aprovecha para múltiples funciones incluyendo la estructura de proteínas básicas, la formación de huesos, la producción de hormonas y la regulación de genes.
Algunas reacciones químicas de las células generan los denominados “radicales libres”, que son sustancias muy reactivas e inestables que provocan efectos destructivos (oxidación) sobre estructuras celulares importantes (núcleo, membranas) y se consideran factores importantes en el envejecimiento y algunas otras enfermedades. 
Varias vitaminas (A, C, D, E), algunos minerales (Selenio, Zinc, Manganeso, Magnesio, Cobre) y otros compuestos (Luteína, Licopeno, Betacaroteno, Xeaxantina) tienen la capacidad de proteger el organismo frente al daño de los radicales libres. A estas sustancias seles conoce como “antioxidantes”. 
A nivel global existe una tendencia hacía facilitar el acceso a los nutrientes esenciales, que permitan un adecuado desarrollo de las poblaciones, además de ayudar a mantener un estado de salud óptimo que redunde en el bienestar de la población. La Organización Mundial de la Salud (OMS) en su serie de informes técnicos, realizados mediante la serie de consulta globales, reconoció que la epidemia global de enfermedades crónicas va en aumento, esta afecta tanto a países desarrollados y en vías de desarrollo, está relacionada de manera directa con la nutrición de las poblaciones, cambios en los estilos de vida y carencias nutricionales subclínicas. 
Los rápidos cambios que han presentado los regímenes alimentarios en los países que están en la transición desde las poblaciones agrícolas hasta las sociedades ingresando en la era de la industrialización, un fenómeno que está teniendo grandes repercusiones en el estado nutricional de las personas; en términos generales se han mejorado los niveles de vida, pues se cuenta con una mayor oferta de alimentos y las deficiencias calóricas son eventos aislados que tienen que ver más con asuntos políticos como las guerras. Lo deletéreo de esta situación, consiste en que la globalización de los hábitos alimentarios, ha producido que se abandonen las dietas tradicionales que lograban un aporte integral de nutrientes y microelementos y ha derivado en un consumo incontrolado de productos básicos, producidos mediante métodos industriales masificados, los cuales tienen contenidos de calorías excesivos, con alto contenido de grasas, en particular grasas saturadas y muy bajo en carbohidratos complejos y nutrientes esenciales. En otras palabras, a pesar que las poblaciones disponen de suficiente aporte de calorías, no tienen disponibilidad de nutrientes esenciales generando un estado de malnutrición. 
Con la progresiva eliminación de los déficits calóricos y proteicos en la nutrición humana, las deficiencias de micronutrientes, emergen como los factores que limitan un adecuado crecimiento y desarrollo de la población infantil. 

Indicaciones

Suplemento mutivitaminico con minerales y oligoelementos.

Posología

Adultos: Se recomienda el consumo de una tableta diaría; la ingesta simultánea con los aliementos no interfiere con el medicamento. Debido a que la concentración de nutrientes presente en Vitafull MK®no supera los niveles máximos permitidos, no se hace necesario tener periodos de descanso, en la dosificación o periodos de tiempo donde sea necesario suspender la medicación. En algunos casos específicos donde hay requerimientos elevados de nutrientes, como recuperación de cirugías, deportistas en periodos de entrenamiento intenso o suplementación extra se puede utilizar una dosis más alta de la recomendada, pero siempre debe realizarse bajo supervisión médica. 

Eventos adversos

En las dosis recomendadas del producto, no se esperan eventos adversos relacionados diferentes a las reacciones de hipersensibilidad, pues las concentraciones de nutrientes no superan los niveles de ingesta diaría recomendada.

Embarazo y lactancia

Categoría N: Hasta el momento de la elaboración de este texto, la FDA no ha clasificado a este fármaco, por tanto no se recomienda su uso durante el embarazo y la lactancia.

Recomendaciones generales

Almacenar a temperatura inferior a 30 ºC. Manténgase fuera del alcance de los niños. Medicamento de venta con fórmula médica. No usar este producto una vez pasada la fecha de vencimiento o caducidad.

Sobredosis

Para el manejo de intoxicaciones agudas, por ingesta accidental de dosis altas no terapéuticas debe acudirse inmediatamente al médico. Si se atiende temprano se puede utilizar carbón activado y se debe dar manejo de las vías respiratorias. No existe un antídoto específico para el tratamiento de la sobredosis y se recomienda implementar un programa de vigilancia clínica estricta e instaurar medidas sintomáticas y de soporte según como evolucione el paciente.

Contraindicaciones y advertencias

Hipersensibilidad a los componentes de la formulación.

Precauciones

No consuma este producto en dosis superiores a las recomendadas sin contar con supervisión médica.

Funciones

Vitamina A: Es indispensable para la visión. Interviene en la reproducción, formación y mantenimiento de nuestra piel, huesos, dientes y ayuda a fortalecer nuestro sistema inmune. Su deficiencia produce los problemas de la visión, piel reseca con escamas y susceptibilidad a infecciones.
Betacaroteno: Es un potente antioxidante, fuente de vitamina A que ayuda a mantener un sistema cardiovascular saludable y una buena visión.
Vitamina B1 (Tiamina): Es necesaria para poder extraer y procesar la energía que se encuentra dentro de los alimentos. La deficiencia de esta vitamina puede causar trastornos mentales y del sistema nervioso.
Vitamina B2 (Riboflavina): Es indispensable para poder extraer y procesar la energía que se encuentra dentro de los alimentos, especialmente de las proteínas. Es necesaria para producir sustancias antioxidantes y su deficiencia puede producir anemia y alteraciones de los procesos de las otras vitaminas del complejo B.
Vitamina B3 (Nicotinamida): Es la encargada de liberar la energía contenida en los alimentos, especialmente desde los carbohidratos y las grasas. La deficiencia puede producir trastornos de la piel, diarrea y alteraciones mentales.
Vitamina B5 (Acido Pantotenico): Es la que procesa y libera la energía contenida en los alimentos, desde los carbohidratos, las proteínas y las grasas. La deficiencia puede producir dolor de cabeza, debilidad, cansancio, insomnio y dolor en las extremidades. 
Vitamina B6 (Piridoxina): Es esencial para la liberación de la energía almacenada por nuestro organismo y para generar energía a partir de las proteínas contenidas en los alimentos. Es necesaria para la formación de sustancias en el cerebro relacionadas con nuestro estado de ánimo.
Es clave para producir el material que recubre los nervios y para la formación de los glóbulos rojos. Su deficiencia puede producir anemia y trastornos neurológicos.
Vitamina B12 (Cianocobalamina): Es fundamental para cientos de procesos de nuestro organismo, entre estos se destacan la síntesis del material genético, la de la hemoglobina que transporta el oxígeno en la sangre y sustancias esenciales para el funcionamiento del sistema nervioso. Su deficiencia puede producir anemia, dificultad para caminar, pérdida de memoria, desorientación y alteraciones mentales. 
Vitamina C (ácido ascórbico): Es el principal antioxidante del organismo, es importante en la formación del colágeno, un compuesto esencial para la formación de la piel, los músculos, los huesos y los dientes. Entre otras funciones, le da soporte a las células del sistema inmune y protege al organismo del daño producido por los radicales libres.
Vitamina D: Se necesita para mantener el balance del calcio en el organismo, ayuda a mantener los huesos fuertes y a prevenir el riesgo de fracturas y raquitismo. También se ha relacionado con el control del sistema inmune y la protección como antioxidante de los radicales libres. 
Vitamina E: Es uno de los principales antioxidantes en el organismo. Su consumo se ha podido relacionar con la prevención del riesgo cardiovascular y el fortalecimiento del sistema inmune. Se concentra en la piel y ayuda a protegerla del daño que produce la radiación UV, la principal causa de su deterioro.
Vitamina K: Está relacionada con los procesos enzimáticos necesarios para la coagulación de la sangre; una de sus formas se ha relacionado recientemente con la mineralización de los huesos y el crecimiento celular. 

Para acceder a la
Biblioteca Científica

Visite www.tqfarma.com